Reiki

El Reiki es un sistema de sanación en el que el Terapeuta entrega al paciente una cantidad de Energía Universal a través de las manos. Esta energía es amorosa, sanadora y el paciente se siente muy relajado, acogido, querido y regaloneado con ella. Desde ese momento parte su mejoría. La Energía es sólo canalizada por el Terapeuta, o sea él no entrega su propia energía, transformándose en un medio de sanación física y emocional al servicio de la persona y actuará dependiendo de lo que ésta necesita en ese momento.

El Reiki es mágico, porque la Energía va donde falta y hace el efecto que la persona precisa en ese instante.

El Reiki nos sirve para estar armonizados energética, emocional y físicamente.

Cuando recibimos Reiki nos sentimos aliviados, como si nos hubiesen sacado un peso de encima, y eso es porque el Reiki limpia la energía negativa acumulada en el cuerpo,  como la   tensión nerviosa, cansancio, culpas, rabias, miedos etc. y repone  energía  dejando una  sensación de relajación, acogida, amor, cuidado, tranquilidad.

El Reiki es muy efectivo en la sanación de depresiones, cansancio, desequilibrios emocionales y enfermedades psicosomáticas como el colon irritable, úlcera, gastritis, cáncer etc. y se le puede practicar a niños, ancianos, embarazadas, recién nacidos, animales y plantas.