Cómo Prevenir el Estrés

Partamos por saber Cómo se organiza una Agenda…  

¡Qué simple dirán todos!, cualquiera ordena una agenda, es cosa de anotar y está listo, ¡las cosas que se le ocurren a ella para escribir….!

Pero no es tan fácil, porque en nuestra agenda hay peligros ocultos cuando ésta no queda bien organizada.

Las personas necesitamos distribuir bien nuestro tiempo, sobre todo aquellas que trabajamos con clientes.…así seamos profesionales independientes, ejecutivos de cuentas, terapeutas, arquitectos, médicos, enfermeras, vendedores, etc.  Lo que nos hace tan vulnerables es precisamente atender a personas y tener que postergar nuestras necesidades de hablar, de enojarnos, de contar nuestras cosas,  de estar amargados, tristes, cansados o de estar en otro sitio en ese momento.

 El desgaste de atender a otro en la actividad que realicemos es altísimo, escuchamos, apoyamos, acogemos, atendemos, regaloneamos, sostenemos, ayudamos a solucionar problemas, comprendemos y nos aguantamos el mal humor o el estrés personal.

 Lo peligroso es llegar a un estado completo de estrés en el cual ya no toleremos más a los clientes o pacientes y no queramos practicar más esta profesión o trabajo, hasta el punto de sentir fobia por la actividad y llegar a ser pesados y hasta crueles con las personas que atendemos. A esto se le denomina Síndrome de Burnout, o sea, la persona se “funde” y necesita antidepresivos, descanso, terapia, vitaminas para recuperar los nutrientes del cerebro, cambiar de actividad incluso.

Para no llegar a extremos entonces, debemos saber organizar bien la  agenda….

Necesitamos entonces saber que tenemos varios ítems que considerar…las áreas importantes son

  • Tiempo para sí mismo en soledad
  • Actividades de pareja
  • Actividades familiares
  • Deportes
  • Reuniones sociales
  • Alimentación sana

Como verán, no es fácil porque como nadie nos enseñó sobre autocuidado, no tenemos idea de hacerlo. No le damos prioridad a varias cosas de la lista de arriba y las obviamos creyendo que somos todo poderosos, que somos capaces de todo, sin necesitar nada, lo cual constituye un tremendo error.

El tiempo para estar en soledad incluye esos momentos de paz, descanso, siestas, lectura, cine, escritura, o lo que sea que la persona necesita para tener un minuto de tranquilidad.

Las actividades de pareja, son para estar con la persona que nos acompaña en la vida a solas, conversar, solucionar conflictos, quererse, disfrutar, y seguir construyendo la relación

La vida familiar con niños, padres, primos, también es importante, tiene que ver con nuestras raíces, con afectos, con sentirse acogido, querido y valorado por el entorno inmediato.

 El deporte es esencial, es nuestra forma de liberar tensiones, entretenernos, mantenernos en buen estado físico y mental. Puede incluir caminatas, trote, gimnasio, tenis, lo que sea que consideremos una actividad física que nos aporte salud y bienestar.

Y la actividad social, es importante para nuestra salud mental, estar en contacto con otras personas que sean pares, con los cuales conversar, desahogarnos, escuchar, divertirnos, apoyarnos, en general relacionarnos y no sentirnos aislados del mundo.

Por último, es vital una alimentación sana, comer en horarios y respetarlos, mantener el cuerpo bien nutrido y equilibrado, estar en el peso adecuado. Todo esto nos hará sentir vitales y contentos con nuestra condición corporal. Estaremos bien en el día y dormiremos bien por la noche obteniendo  un buen descanso para la jornada siguiente.

Prevengamos estresarnos de más teniendo una agenda donde todas estas actividades tengan cabida, deleguemos lo que no podemos hacer y sepamos decir no cuando el trabajo nos sobrepasa y no nos permite el autocuidado.

 

 

Marcela Pezoa Bissières

           Terapeuta      

 

 

 

 


Categories: Uncategorized

Post Your Thoughts